Noticias

Biden quitaría política de tercer país seguro y restauraría programa de “Dreamers”

La llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, será de buen augurio para los cientos de migrantes centroamericanos, entre ellos, los compatriotas salvadoreños.

Estas razones son porque entre las medidas que se barajan con la nueva administración, hay al menos tres que serán de provecho para los migrantes.

La primera es la posible suspensión de la política del “Tercer País Seguro” implementada por la administración de Donald Trump, que consiste en detener el ingreso de los migrantes a Estados Unidos y enviarlos al Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) o a México, esto dependiendo de la nacionalidad del migrantes, esto mientras se resolvía su situación legal.

 La segunda es el congelamiento de las deportaciones durante 100 días, mientras busca formas de despriorizar las expulsiones de inmigrantes indocumentados que no son criminales violentos. Eso revertiría la reestructuración de las prioridades de cumplimiento de Trump, que designó a todas las categorías de inmigrantes indocumentados como objetivos maduros para la expulsión.

Y el tercero sería restaurar por completo el programa que protege a cientos de miles de «Dreamers», o personas traídas aquí ilegalmente cuando eran niños, de la deportación y les proporciona permisos de trabajo. Trump intentó, pero no logró eliminar el programa, y restaurarlo presumiblemente implicará abrir solicitudes a clases de estos inmigrantes a los que recientemente se les había restringido la solicitud bajo Trump, como nuevos solicitantes, en lugar de solo renovaciones.

Un informe de CBS no dice si esto es una certeza. Pero Biden lo prometió, y el informe sugiere que los funcionarios de Biden ya están comenzando a lidiar con los muchos desafíos logísticos que esto implicará.

El informe de CBS también sugiere que los funcionarios de Biden ya están comenzando a pensar en formas de aumentar la ayuda externa a los países centroamericanos.

Eso probablemente sería parte de un esfuerzo más amplio en algún tipo de enfoque internacional negociado que utilizaría la ayuda económica y otras medidas humanas para disuadir estas migraciones.

Esto constituiría un gran paso hacia un compromiso internacional sano para resolver un problema transfronterizo profundamente desafiante.

Todo esto sugiere, que la administración Biden no está viendo principalmente estos cambios como un territorio políticamente traicionero para ser cuidadosamente paseado de puntillas.

En este contexto, es notable que Biden acaba de anunciar el nombramiento de Ronald A. Klain como su jefe de gabinete.