Noticias

Expresidente del BCR recurre al juego de los mismos de siempre

El expresidente del Banco Central de Reserva (BCR), Nicolás Martínez, se acercó tocó la puerta de la controversial Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) tras haber supuestamente sido despedido de referida institución después de revelar en la Asamblea Legislativa los ingresos del Estado en el marco de la pandemia.

El pasado 17 de septiembre, Martínez asistió a la Comisión Especial que investiga el manejo de fondos por el Ejecutivo en el transcurso del impacto del COVID-19, donde certificó que hasta el 31 de agosto, el Gobierno contó con un total de $3,238 millones a través de deuda externa e interna; es decir, préstamos y colocación de bonos en el mercado internacional, o la emisión de Certificados del Tesoro del Gobierno de El Salvador (CETES) y Letras del Tesoro Público de El Salvador (LETES) que no necesitan autorización del Parlamento.

Por lo que, según este informe, el Estado habría utilizado $2,632 millones solo en créditos, sumado a esto, contó con alrededor de $3,600 millones en ingresos tributarios.

Un día después se conoció la renuncia de Martínez, por medio de un correo revelado a los medios, donde el experto en banca central expone “motivos de fuerza mayor” y agradeció a la dirección por el trabajo realizado. No obstante, no expuso otra razón.

A la mañana siguiente, el Secretario Jurídico de la Presidencia, Conan Castro, lo confirmó, «el presentó su renuncia», dijo en su momento.

Contrario a la versión del Ejecutivo, Nicolás Martínez asevera que se le solicitó la renuncia como el titular del Banco y no habría sido una decisión personal.

Según establece en el recurso, la renuncia se la solicitó el Presidente Nayib Bukele a través del Secretario Conan Castro por haber asistido a referida comisión.

«Días previos a mi asistencia a dicha Comisión, varios ministros me pidieron expresamente y sin ninguna argumentación técnica, en nombre del presidente Bukele, que no asistiera a la Asamblea Legislativa. Sin embargo, 23 años en el servicio público han sido más que suficientes para aprender el rol de las instituciones y por ende cumplir con lo establecido en la Constitución y la ley de la República», expone.

En una conferencia de prensa del 24 de septiembre, el Presidente Bukele aseveró que los datos revelados por Nicolás Martínez eran verídicos, pero la cantidad no provenía de los $2,000 millones autorizados por el Legislativo, ya que de estos solo habían sido asignados al presupuesto cerca de $200 millones.