Noticias

Muyshondt estaría siendo favorecido por la FGR en el caso negociaciones con pandillas

El alcalde de San Salvador del partido ARENA, Ernesto Muyshondt, quien busca la reelección, ha sido favorecido con una petición fiscal para que el proceso penal en su contra se prorrogue hasta junio del año 2021.

Si la Fiscalía no hubiese solicitado al Juzgado Segundo de Instrucción de San Salvador, una ampliación de la segunda etapa del proceso donde Muyshondt es señalado de negociar supuestamente con pandillas, el próximo 14 de diciembre se habría finalizado el plazo de investigación y en enero o febrero el alcalde habría enfrentado la audiencia preliminar en la que se determinará si es o no enviado a juicio.

El Ministerio Público le ha dicho a la jueza que necesita más tiempo para investigar al alcalde, junto a los exministros de Gobernación y de Justicia en los gobiernos del FMLN, Arístides Valencia y Benito Lara.

LEA TAMBIÉN: Experta dice que «Chepe Diablo» tuvo ingresos de $108.4 millones en 12 años

Desde febrero de 2020, cuando la causa penal pasó a la fase de instrucción, la Fiscalía no ha realizado diligencias de investigación claves y en el escrito de solicitud de prórroga, le dice a la jueza que no se han realizado reconocimientos en rueda de personas, inspecciones oculares, entrevistas a testigos ofrecidas por los procesados, vaciado de información de dispositivos electrónicos incautados, solicitud de bitácoras de teléfonos, y análisis de videos.

En este proceso penal que se inició en el Juzgado Segundo de Paz de San Salvador, se presentaron audios adquiridos en intervenciones telefónicas y videos en los que el alcalde de San Salvador Ernesto Muyshondt, los exdiputados, Arístides Valencia y Benito Lara, se ven reunidos con los cabecillas de las pandillas negociando supuestamente votos para las elecciones presidenciales del año 2014, así como legislativas y municipales del año 2015.

En la audiencia inicial se admitió la declaración de los testigos criteriados «Noé» y «Salomón» quienes han dicho que el FMLN les pagó $433,000 para que votaran por Salvador Sánchez Cerén en el 2014 y que ARENA les entregó $100,000 y que Muyshondt, les entregó $69,000 a cada una de las pandillas para que sus familias y ellos votaran para elegirlo como diputado.