Noticias

Alcaldes reclaman el Fodes pero se niegan a rendir cuentas

La Corporación de Municipalidades de la República de El Salvador (Comures) se negó a informar a la Corte de Cuentas de la República (CCR) cómo utilizó $5,217,281.56 provenientes de las cuotas de membresías que las municipalidades pagaron desde el 1.º de enero de 2013 hasta el 30 de abril de 2015.

El 4 de octubre de 2018, un equipo de auditores fue a notificarle a la presidenta de Comures, Milagro Navas, el inicio de un examen especial para «evaluar» si los fondos pagados por las alcaldías en esos dos años fueron utilizados por la corporación en «beneficio de las necesidades y fines de las municipalidades».

Sin embargo, los auditores fueron recibidos por empleados del área legal y financiera de Comures, quienes se negaron a recibir la notificación del inicio de la auditoría, porque, según ellos, las cuotas que las alcaldías pagan para ser miembros de esa corporación privada «no son sujetas de fiscalización» de la CCR.

La apoderada de Comures, Gloria Isabel Gómez Rivas, justificó que no podían revelar cómo utilizaron esos $5,217,281.56 porque los pagos de las membresías dejan de ser fondos públicos y pasan a ser privados, ya que las alcaldías pagan por un «servicio que Comures les da».

La apoderada también argumentó: «En similar erogación que [se] hace a un banco, a un proveedor, a un contratista, a un empleado, a las gasolineras, etc., pero nunca hemos sabido que se les vaya a auditar esos dineros pagados a los bancos, por ejemplo, ya que, si bien su origen es público, al perfeccionarse la erogación y el gasto definitivamente la naturaleza o esencia de este dinero deja de ser pública».